¿Lo tienes todo preparado para la boda? ¿Seguro?

Existen diferentes etapas de la vida en las que puede ser necesario contratar un seguro, pero también hay momentos en los que confluyen varias de estas necesidades, y uno de ellos es una boda y sus consecuencias. Veamos algunos de los seguros que pueden ser necesarios como consecuencia de la decisión de casarse (ojo, es solo una apreciación, evidentemente cada uno contrata los seguros que necesita).

Seguros antes de la boda

Podemos haber llegado a la boda con un seguro médico, con un seguro de hogar (de un piso anterior o el compartido), con un seguro de coche o de moto, etc… pero si hacemos una suposición que la pareja antes de casarse no tiene contratado ningún seguro, entonces parece claro que la boda puede empezar a generar todo un carrusel de contrataciones de seguros, veamos algunos de ellos:

  • Seguro de vida. Ya sea por preocupaciones familiares o bien porque al comprar un piso conjuntamente nos lo exige el banco, el seguro de vida puede ser el primer contacto con un seguro, y no es el más fácil de entender.
  • Seguro de Hogar. Otro seguro que podemos contratar, ya sea una exigencia del banco para rebajar condiciones o bien porque lo creemos necesario, pero el seguro de hogar va a hacer que tengamos que lidiar con el infraseguro el valor pactado.
  • Seguro Médico. Una pareja joven, recién casada, puede pensar en tener niños, con lo que un seguro que pueda cubrir el parto puede ser interesante. Un seguro médico privado puede ser una buena opción. Pero cuidado con los periodos de carencia.
  • Seguro de coche. Otro? Ya sea por la necesidad de tener un segundo coche, o bien por tener que ampliar el primero, en poco tiempo puedes estar comparando precios de seguros de coche de nuevo.
  • Seguro de viaje. Claro, el viaje de novios hay que asegurarlo por si ocurre algún imprevisto antes durante el viaje. Otro seguro clásico en las bodas, justamente por que a menudo decidimos ir a destinos lejanos o exóticos.
  • Seguro de boda. No olvidemos un tipo de seguro que todavía no es demasiado habitual, pero que puede solucionar más de un problema en caso de improviso, por ejemplo con el tiempo o otros temas varios.

Después de la boda toca comparar seguros

En definitiva, te casas y a comparar seguros que no es nada fácil: infraseguro, periodos de carencia, copagos, capital, valor pactado, letra pequeña, exclusiones… lo más recomendado tal como sugieren en Yaestoyseguro.com es saber cómo comparar seguros, online y de forma innovadora: compartiendo dudas con familiares, amigos, y seguidores en redes sociales.

La web de Yaestoyseguro.com parte de un concepto muy sencillo: utilizar la red de seguidores, amigos, y familiares que tenemos creada en Twitter, Facebook, y Google+ para lanzar preguntas sobre seguros y obtener respuestas en forma de criterios útiles para contratar uno.
Así que ya sabes, antes de pasar por la vicaría o ayuntamiento, pásate por Yaestoyseguro.com.

Por cierto, ¿Ya estás segur@?