Hace unos días llamé al Ayuntamiento de la población donde estoy empadronado: “Hola, me gustaría pedir información sobre los trámites para hacer una boda civil” – Pregunté, pensando que sería un trámite básico, un poco de papeleo, y me podría casar con mi novia en Mayo, ya que de esta manera haría buen tiempo en el viaje de novios.

10 minutos de teléfono después, me encontré releyendo la lista de pasos que me habían indicado que eran necesarios, y el tiempo de espera hasta que el expediente de la boda estaría listo.


¿Qué es una boda civil?

El matrimonio civil, a modo de definición, y en mi caso personal, es un contrato por el cual yo y mi mujer nos unimos jurídicamente con la intención de formar una vida en común. Vamos, si le quitamos la parte ilusionante y de fiesta que es una boda, la parte más burocrática no deja de ser un trámite más, pero que es importante gestionar bien.

Una boda civil se celebra ante un Juez, o un Alcalde (o un regidor con poderes), y dos testigos mayores de edad, siempre que cumplamos todos los requisitos que nos habrán pedido desde el Ayuntamiento, el Registro Civil, o el Juzgado de Paz. Es importante tener en cuenta que cada Ayuntamiento tiene sus condicionantes, de ahí que lo aconsejable sea contactar primero con tu propio Ayuntamiento.

En este sentido, para planificar una boda civil primero debemos hacer una serie de trámites, sobretodo si queremos hacer la boda en una población que no es la nuestra, o incluso si queremos que el Alcalde se traslade hasta el lugar de la boda, que no siempre es posible.

En definitiva, para tomar consciencia de las características de una boda civil, y saber exactamente que es una boda civil, lo más recomendable es llamar al Ayuntamiento para pedir información, y si no queda claro, volver a llamar.

¿Estas pensando en una boda civil?